skip to content

Justicia Penal

Como una pasante de la Casa Blanca y luego como chambeadora en el National Association for the Advancement of Colored People (NAACP) durante los noventa, la congresista Barragán trabajaba para resolver problemas sociales y la discriminación racial. Ahora, como ella no cree que el color de la piel o la condición económica debería influir los resultados del sistema judicial y porque ella utiliza diariamente esa experiencia formativa, la congresista Barragán trabaja para mejorar el sistema judicial para que sea realmente justo y ciego con respecto de raza.

La política pública durante los noventa de ser severos con el delito ha causado estragos en comunidades de color. Muchos ex convictos, aunque hayan cumplidos con su condena a prisión, enfrentan obstáculos que prevengan que sean reintegrados en la sociedad. Deben superar el estigma fuerte de haber sido peso y afrontan impedimentos que previenen el acceso al alojamiento y el empleo.

Congreso debe luchar contra la caracterización racial y encontrar maneras para mejorar la interacción entre el orden público y la comunidad. A la misma vez, tiene que asegurar que presos tengan acceso adecuado a atención médica. Es por esto que la congresista Barragán apoya un proyecto de ley que requeriría capacitación de sensibilidad por policías, impulsa un enfoque global para combatir contra la SIDA en centros penitenciarios, y exige el fin de la caracterización racial.