Inmigración

Como la menor de once hijos criados por padres inmigrantes mexicanos, la Represéntate Barragán conoce los obstáculos que muchas familias inmigrantes y de bajos recursos enfrentan.

Sus padres llegaron a este país buscando el sueño americano para ellos y para sus hijos, tal como lo han hecho tantas otras personas, para tener una mejor vida y para contribuir a este hermoso país. Como hija de inmigrantes mexicanos y con familiares con DACA (el programa de acción diferida), ver la deportación de familias trabajadoras es algo devastador. Al seguir separando a familias, comunidades son destrozadas y nuestros valores como nación son socavados.

Como miembro del Comité de Seguridad Nacional, está comprometida a abogar por medidas de seguridad nacional que sean razonables, y que incrementan la seguridad de nuestro país—no en maneras de dividirnos aún más. El tipo de muro fronterizo propuesto por el Presidente Trump es insensato y no hará nada para detener a los carteles o las amenazas terroristas. En vez de gastar energía y tiempo en propuestas como esas, debemos enfocarnos en reformar el sistema de inmigración que existe actualmente y modernizarlo para que pueda responder a las necesidades del país.

Más de 200,000 beneficiarios del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, o DACA por sus siglas en inglés, viven en el estado de California. Estos jóvenes han tenido la oportunidad de comprar viviendas, empezar negocios, ejercerse en profesiones diversas después de completar sus estudios universitarios, y han contribuido billones de dólares a la economía. Estos jóvenes no merecen vivir con temor e incertidumbre con la amenaza de ser deportados de un día para otro. Debemos proteger a estos jóvenes, que son estadounidenses en todos los aspectos, excepto por su pasaporte.

Al darle la oportunidad a estos jóvenes, a los Dreamers, de tener un camino a la ciudadanía, nos aseguramos de que ellos puedan triunfar en este país. Eventualmente, también debemos asegurarnos de encontrar una solución para los padres de estos jóvenes. Es necesario idear con este asunto de una manera justa y humanitaria, que sea consistente con los valores americanos. Como trabajadores de la fuerza laboral, dueños de negocios, miembros de familias, vecinos, la comunidad inmigrante es una parte integral de lo que hace al estado de California, y a este país, tan diverso y próspero.