La educación es el gran ecualizador de nuestro país y la fundación del sueño Americano. Cada niño, independientemente del código postal en que vive, debe de tener acceso a una educación gratuita de alta calidad. El gobierno federal debe continuar jugar un papel clave en mejorar las normas educativas y en cerrar la brechas de logros para que todos niños reciban una educación fuerte y equitativa.

También hay que asegurar que la educación superior es alcanzable y asequible para todos y a la misma vex asegurarse que graduados no sean agobiados por una deuda enorme. Como producto de una escuela pública y como alguien que ha beneficiado de programas federales para fomentar la educación superior, soy comprometida a mantener y ampliar tales oportunidades. Apoyo proyectos de ley que permitirían estudiantes universitarios refinanciar préstamos estudiantiles con la misma tasa que se ofrece a nuevos estudiantes. También apoyo medidas para bajar el costo de educación superior para estudiantes con bajos ingresos.